Conservación del Mediterráneo

Estamos trabajando para proteger un mar y sus márgenes bajo presión

Asunto: Conservación terrestre, costera y marina
Ubicación: Países mediterráneos
Líder: Chris Walley

Un mar preciado pero en peligro

El mar Mediterráneo es un lugar clave en la historia occidental. Las grandes civilizaciones de los egipcios, fenicios, griegos y romanos surgieron en sus costas, y hace milenios que sus aguas se utilizan para el comercio y la pesca. Hoy en día, más de 25 países y territorios tienen costas en el Mediterráneo, y más de cincuenta estados tienen cuencas de drenaje que desembocan en él. Alrededor de 150 millones de personas viven en las orillas del Mediterráneo, y casi el doble de esa cifra lo visitan cada año durante sus vacaciones.

El Mediterráneo como nos gusta imaginarlo

Cap Camarat, cerca de Saint-Tropez, Francia

Casi todos tenemos una imagen mental encantadora del Mediterráneo. Es una imagen de cielos azules, arenas deslumbrantes, aguas cálidas y azuladas, probablemente con un telón de fondo de montañas escarpadas cubiertas de árboles. Con su buena comida y sus gentes amables, el Mediterráneo se suele considerar un paraíso terrenal. Sin embargo, esta imagen gloriosa es engañosa. Las aguas claras del Mediterráneo y las zonas terrestres adyacentes se encuentran amenazadas por una cantidad preocupante de problemas que van desde la sobrepesca, la urbanización, la contaminación y las nuevas especies invasoras hasta la subida de las temperaturas, el aumento de la salinidad y la proliferación de algas. Vea el informe del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP) State of the Mediterranean (PDF en inglés).

Mónaco

¿El futuro de la costa mediterránea?

Nuestra intervención en el Mediterráneo

A Rocha se interesa desde hace tiempo por los ecosistemas mediterráneos –no solo por los entornos marinos, sino también los costeros, de agua dulce y de montaña–, y seguimos creando un programa de investigación, conservación y educación en torno al Mediterráneo.

Nuestro centro de estudios de campo de Cruzinha, en la ría del Alvor, en Portugal, fue el lugar donde comenzó A Rocha hace más de 30 años. A Rocha ha estado a cargo de la vigilancia del medio ambiente (en particular, de aves y plantas) y de la conservación práctica. Desempeñamos un papel decisivo para que la ría fuera declarada un espacio Natura 2000 y hemos estado al frente de su defensa contra su desarrollo.

En el sur de Francia tenemos dos centros: Les Tourades, justo al norte del delta del Ródano, y Les Courmettes, con vistas panorámicas de la Costa Azul. A Rocha ha participado en la conservación del humedal de Ilon, justo al norte de la Camarga, realizando estudios de investigación sobre aves que incluyen la icónica carraca europea, mariposas, reptiles y anfibios. Más al este, en Les Courmettes, se llevan a cabo continuamente trabajos de investigación y conservación con pájaros y mariposas, así como para preservar algunos estanques únicos de agua dulce.

En el Líbano las aguas del humedal Aammiq, un sitio incluido en el convenio Ramsar que A Rocha ha restaurado y protegido, acaban desembocando en el mar Mediterráneo. En este momento también participamos en trabajos de restauración de bosques en ese país.

Los invernaderos cubren la llanura costera cerca de Almería, España

La construcción y el desarrollo afectan a gran parte de la costa mediterránea

En la actualidad estamos desarrollando en Francia y en Mónaco un programa marino mediterráneo que examina cuestiones como la contaminación por microplásticos y la recuperación de praderas marinas en las aguas poco profundas del litoral.

Los vínculos entre estas áreas de trabajo no son solo geográficos: muchos de los problemas del Mediterráneo –como la sobrepesca, la contaminación y la destrucción del hábitat– son resultado de las acciones de las comunidades. El compromiso de A Rocha de colaborar con las comunidades es fundamental en un entorno tan transformado por las personas. Aunque los convenios y las leyes tienen su sitio, si se salva el Mediterráneo serán las personas quienes lo salven.

La cultura que predomina alrededor de la franja norte del Mediterráneo y en muchas de sus islas sigue siendo cristiana, lo cual encaja bien con la ética de A Rocha; de hecho, en muchos lugares, la iglesia tiene más autoridad que el Estado. Y nuestra identidad como organización internacional nos resulta muy útil en una región con tantas naciones diferentes.

Con su pasado histórico y sus especies y ecosistemas amenazados, el Mediterráneo es una zona crítica para el trabajo de conservación y es una zona en la que queremos desempeñar nuestra función.

Praderas de plantas marinas en una zona marina protegida

Parque Nacional de Port-Cros, Francia