Conservación comunitaria

Vea en nuestra página de Proyectos una lista de todos nuestros proyectos con base comunitaria

A Rocha trabaja en proyectos prácticos de conservación en todo el mundo, centrados en la resolución de cuestiones que amenazan los ecosistemas y la diversidad de su flora y fauna. Algunos proyectos son a pequeña escala y los dirigen voluntarios; otros cuentan con mayores presupuestos que implican a comunidades enteras que dependen de la salud de sus bosques y humedales locales.

Plantación de árboles de mangle en Ghana

Plantación de árboles de mangle en Ghana

¿Por qué son diferentes los proyectos comunitarios de conservación de A Rocha?

Restauración de una laguna costera de importancia internacional en Ghana

El área Ramsar de Muni-Pomadze, en la costa de Ghana, incluye una laguna bordeada de manglares y con playas de arena, de importancia a nivel mundial para la cría de la tortuga verde Chelonia mydas así como para aves limícolas, charranes y otras aves acuáticas. Sin embargo, los bosques se han reducido a causa de la producción de carbón, la recogida de leña para usarla como combustible y la quema de maleza. Durante 2013-14, A Rocha Ghana trabajó con más de 3.000 personas de los tres pueblos adyacentes para promover la conservación y el uso más sostenible de los hábitats y se plantaron más de 15.000 mangles en las zonas degradadas, que ahora prosperan. En 2016 se inició un nuevo proyecto, con otros dos pueblos, para recuperar los mangles locales, construir resistencia contra el cambio climático y formar a las mujeres en la construcción y el uso de hornos de bajo consumo de combustible para el ahumado del pescado.

Aumento de la diversidad de vida silvestre autóctona en Nueva Zelanda / Aotearoa

En el lejano pasado, las aves marinas que anidan en el suelo estaban seguras en sus nidos del Mt. Karioi, cerca de Raglan, en la Isla Norte. La introducción de ratas, armiños y comadrejas resultó desastrosa: ahora el proyecto de A Rocha ‘Del monte al mar’ organiza grupos de voluntarios decididos a erradicar a los depredadores a fin de que la vida silvestre indígena, en especial las aves marinas, pueda recuperarse. Desde 2009, cuando se inició el proyecto, los voluntarios han distribuido 600 trampas en más de 2000 hectáreas, reduciendo radicalmente el número de plagas no autóctonas. En 2016, más de 200 voluntarios dedicaron 4.600 horas al proyecto. Como resultado, los Petreles carigrises Pterodroma macroptera volaron alrededor de las cumbres del acantilado durante la temporada de cría, inspeccionando y ocupando antiguos nidos: probablemente, pájaros jóvenes en busca de pareja o nido para el año próximo. Es un progreso enorme tener pájaros inspeccionando la antigua colonia, y estamos muy esperanzados de cara al futuro.

Convertimos un basurero de Londres en una reserva natural comunitaria

Wolf Fields (*) es una antigua fábrica de ladrillos de Southall, Londres Occidental. Hasta 2013 se utilizó como vertedero y como punto de encuentro de drogadictos, pero desde entonces A Rocha Reino Unido ha implicado a grupos locales de todas las edades en el diseño y la creación de un refugio para la vida silvestre, los niños y los horticultores. Las parcelas, totalmente orgánicas y primorosamente cultivadas, producen alimentos durante todo el año. Los voluntarios locales, entre los que se encuentran grupos religiosos, han plantado un huerto tradicional con más de treinta variedades de árboles y arbustos frutales cuya madera, una vez finalizado su ciclo vital, se dejará en el lugar para beneficio de los invertebrados. Una laguna de vida silvestre, colmenas de abejas y cajas-nido ayudarán a los niños que lo visiten a disfrutar y aprender acerca de las criaturas, grandes y pequeñas.

Revertimos la pérdida de hábitats en las cuencas canadienses

A Rocha Canadá trabaja en la totalidad de la cuenca del río Little Campbell (*), en el sur de la Columbia Británica. La cuenca acoge cinco especies de salmón y trucha y un gran número de especies en peligro, incluidos el molinero de Salish Catostomus sp. (*) y el sapo occidental Anaxyrus boreas (*), pero la calidad de sus aguas es baja, presenta bajos niveles de agua durante el verano y sufre de falta de hábitats en humedales y falta de bosques debido a la urbanización y el desarrollo agrícola. El equipo de A Rocha, los becarios, los propietarios de tierras y los grupos locales participan en la supervisión de las especies en peligro y la calidad del agua en toda la cuenca. Se identifican los puntos delicados y/o degradados como hábitats prioritarios para la restauración, lo que implica el control de plantas invasoras; la instalación de vallas para mantener al ganado alejado de los hábitats ribereños delicados; la colocación de nuevos meandros y estructuras en los puntos del río de los que se habían eliminado; la creación de características de humedal para los peces y anfibios autóctonos; y la plantación de árboles y arbustos indígenas, tales como el salmonberry Rubus spectabilis y el cedro rojo occidental Thuja plicata para fomentar al nuevo crecimiento de ecosistemas de bosques nativos.

Limpieza de un río sudafricano urbano

El Kuilsriver (*) es uno de los mayores ríos de la gran conurbación de Ciudad del Cabo. Por desgracia, está contaminado: los peces indígenas prácticamente han desaparecido, y un largo tramo está canalizado. En la actualidad el río no se utiliza ni siquiera para fines recreativos. A Rocha Sudáfrica sueña con ver un sistema fluvial saludable del que se ocupe y que disfrute la comunidad, y ha implicado al ayuntamiento de Ciudad del Cabo en las discusiones. Desde 2014, con este soporte del gobierno local, los grupos religiosos y escolares han ido asumiendo cada vez mayores responsabilidades en las diferentes secciones, eliminando basura y plantas invasoras.

(*) Enlaces en inglés

La primera artista residente de A Rocha 1 Jul 2017
Ayuda a las libélulas y los caballitos del diablo del Reino Unido 1 Jul 2017
Latest News
Es el turno de los fumareles en los Países Bajos 1 Jul 2017
Regalos que siguen generando donaciones 1 Jul 2017